Julio 14, 2024

Parroquia Nuestra Señora de la Buena Esperanza

Santuario San Sebastian de Panimavida

Eucaristía del Domingo 16 de Julio de 2023

Domingo decimoquinto del tiempo ordinario
Nuestra Señora del Carmen Madre y Reina de Chile
Solemnidad 
Color: blanco

Esta advocación de la Virgen recuerda el monte Carmelo, de Palestina, y el nacimiento de una orden religiosa profundamente mariana, los carmelitas. La gran difusión popular de este título le mereció ser incluido y mantenido en el calendario litúrgico universal. Karmel significa jardín o paraíso de Dios, lo que ha sugerido celebrar a María en su belleza. Ella es quien conduce a los cristianos a Cristo, que es la santa montaña. 

En tiempos antiguos, el Monte Carmelo, en Palestina, recordaba las hazañas del profeta Elías. En el siglo XVIII, algunos hombres, “ardiendo de celo por el Dios vivo”, se agruparon allí bajo una regla común y llevaron una vida eremítica. Así nació la Orden del Carmelo, que se puso bajo la protección de María, la Virgen de Nazaret y la Madre de los contemplativos. Su distintivo es el escapulario, entregado por la Virgen, según la tradición, a san Simón Stock a mediados del siglo XIII.

Como patrona y protectora de Chile, María es celebrada en su condición de madre que enseña, protege y conduce hacia el Señor. 

Antífona de entrada 

Con gran alegría en el Señor, celebremos todos, la solemnidad de nuestra Señora del Carmen, Madre y Reina de Chile, en la que se alegran también los ángeles, alabando al Hijo de Dios. 

ORACIÓN COLECTA 

Dios omnipotente, estos hijos tuyos nos alegramos de tener como Protectora a la Santísima Virgen del Carmen, Madre y Reina de esta Patria nuestra; concédenos, por su materna intercesión, la concordia y la justicia, y sus frutos de verdadera paz y prosperidad. Por nuestro Señor Jesucristo tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos. 

LITURGIA DE LA PALABRA

PRIMERA LECTURA

Elías oró y el cielo envió su lluvia.

Lectura del primer libro de los Reyes   18, 1-2a. 41-46

Al tercer año de la sequía, la palabra del Señor llegó a Elías, en estos términos: “Ve a presentarte a Ajab, y Yo enviaré lluvia a la superficie del suelo”.

Entonces Elías partió para presentarse ante Ajab y le dijo: “Sube a comer y a beber, porque ya se percibe el ruido de la lluvia”.

Ajab subió a comer y a beber, mientras Elías subía a la cumbre del Carmelo. Allí se postró en tierra, con el rostro entre las rodillas. Y dijo a su servidor: “Sube y mira hacia el mar”.

El subió, miró y dijo: “No hay nada”. Elías añadió: “Vuelve a hacerlo siete veces”.

La séptima vez, el servidor dijo: “Se eleva del mar una nube, pequeña como la palma de una mano”.

Elías dijo: “Ve a decir a Ajab: Engancha el carro y baja, para que la lluvia no te lo impida”.

El cielo se oscureció cada vez más por las nubes y el viento, y empezó a llover copiosamente. Ajab subió a su carro y partió para Izreel. La mano del Señor se posó sobre Elías; él se ató el cinturón y corrió delante de Ajab hasta la entrada de Izreel.

SALMO RESPONSORIAL     129, 1-8

R/. En el Señor se encuentra la misericordia.

Desde lo más profundo te invoco, Señor, ¡Señor, oye mi voz! Estén tus oídos

atentos al clamor de mi plegaria.

Si tienes en cuenta las culpas, Señor, ¿quién podrá subsistir? Pero en ti se encuentra

el perdón, para que seas temido.

Mi alma espera en el Señor, y yo confío en su palabra. Mi alma espera al Señor,

más que el centinela la aurora.

Como el centinela espera la aurora, espere Israel al Señor, porque en Él se

encuentra la misericordia y la redención en abundancia: Él redimirá a Israel de

todos sus pecados.

SEGUNDA LECTURA

Íntimamente unidos, se dedicaban a la oración

Lectura de los Hechos de los Apóstoles 1, 12-14

Después que Jesús subió al cielo, los Apóstoles regresaron del monte de los Olivos

a Jerusalén: la distancia entre ambos sitios es la que está permitida recorrer en

día sábado. Cuando llegaron a la ciudad, subieron a la sala donde solían reunirse.

Eran Pedro, Juan, Santiago, Andrés, Felipe y Tomás, Bartolomé, Mateo, Santiago,

hijo de Alfeo, Simón el Zelote y Judas, hijo de Santiago. Todos ellos, íntimamente

unidos, se dedicaban a la oración, en compañía de algunas mujeres, de María, la

madre de Jesús, y de sus hermanos.

EVANGELIO

ACLAMACIÓN AL EVANGELIO  Lc 1, 42

Aleluya.

Bendita eres entre todas las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre. Aleluya.

EVANGELIO

Éste fue el primero de los signos de Jesús, y lo hizo en Caná de Galilea.

+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan 2, 1-11

Se celebraron unas bodas en Caná de Galilea, y la madre de Jesús estaba allí. Jesús también fue invitado con sus discípulos. Y, como faltaba vino, la madre de Jesús le dijo: “No tienen vino”. Jesús le respondió: “Mujer, ¿qué tenemos que ver nosotros? Mi hora no ha llegado todavía”. Pero su madre dijo a los sirvientes: “Hagan todo lo que Él les diga”.

Había allí seis tinajas de piedra destinadas a los ritos de purificación de los judíos, que contenían unos cien litros cada una. Jesús dijo a los sirvientes: “Llenen de agua estas tinajas”. Y las llenaron hasta el borde. “Saquen ahora, agregó Jesús, y lleven al encargado del banquete”. Así lo hicieron.

El encargado probó el agua cambiada en vino y, como ignoraba su origen, aunque lo sabían los sirvientes que habían sacado el agua, llamó al esposo y le dijo: “Siempre se sirve primero el buen vino y, cuando todos han bebido bien, se trae el de calidad inferior. Tú, en cambio, has guardado el buen vino hasta este momento”.

Éste fue el primero de los signos de Jesús, y lo hizo en Caná de Galilea. Así manifestó su gloria, y sus discípulos creyeron en Él.

CREDO 

ORACIÓN DE LOS FIELES 

Dios nuestro que nos has regalado a Nuestra Señora del Carmen como Madre y Reina de Chile, por su intercesión te pedimos acoger nuestras súplicas por nuestras necesidades y las de todo el mundo: 

Por la santa Iglesia: para que, acogiendo con humildad y fe el don de la salvación, sea, cada vez más, canal de gracia y de perdón para la humanidad.

Por los más necesitados de nuestra sociedad: para que todos reciban la ayuda y el

calor de un servicio generoso por parte de quienes, como María consagran su vida

en beneficio de los demás.

Por las familias: para que guarden íntegro el sentido cristiano de la vida y resuelvan

en la caridad los problemas que que puedan surgir entre padres e hijos.

Por los jóvenes: para que busquen la verdad con corazón libre y puro, asumiendo las

dificultades y sacrificios inherentes a la fidelidad al Evangelio.

Por todos nosotros reunidos en la celebración de esta solemnidad: que el espírit de

gratitus y de alabanza que brilló en la Virgen María nos haga siempre fieles en los

momentos de prueba y de alegría.

About The Author

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Parroquia Nuestra Señora De La Buena Esperanza | Newsphere by AF themes.