Julio 22, 2024

Parroquia Nuestra Señora de la Buena Esperanza

Santuario San Sebastian de Panimavida

Eucaristía del Domingo 27 de Agosto de 2023

Domingo vigesimoprimero del tiempo ordinario
Salterio I
Color: verde

Oráculo del Señor contra Sebna el mayordomo del palacio real: Dios le quitará el puesto para poner a otro. El por qué Dios actuará así no lo dice el texto, solo que le dará a Eliaquim, a quien trata con cariño, “mi siervo”, el poder; y lo vestirá Dios 

de poder dignidad para los habitantes de Jerusalén, será la imagen de Dios entre su pueblo, y le dará “el poder de las llaves” simbología plenificada en el Nuevo Testamento en el poder que Jesús le dará a Pedro de “atar y desatar”. El Señor quiere fieles que realcen su nombre y no fieles que tergiversen su nombre.

El hombre, ¿puede pedir cuentas a Dios de su actuar? Seguramente no puede, pues el proceder de Dios es correcto, aunque el hombre no lo entienda. ¿Puede conocer sus pensamientos, podrá darle consejos? nos preguntamos con San Pablo; sin embargo, frente a la infinitud de Dios el hombre reconoce su finitud, pues Dios es su origen, en él encuentra su ayuda y su meta, solo le cabe al hombre alabar la inmensidad.

El reconocimiento de Jesús como el Cristo de Dios, no es obra del esfuerzo humano, es obra del Espíritu de Dios. Muchos hombres lo reconocerán solamente como un gran personaje histórico, como un gran sabio, incluso como un gran reformador social. Sin embargo, Él es mucho más que eso y comprende todo aquello que dicen.

Solo con el Espíritu de Dios podemos conocer plenamente quien es el Cristo. Pedro al confesar a Jesús como el “Mesías, el Hijo de Dios viviente” ha entrado en el plano del Espíritu haciéndolo merecedor del encargo más importante de entre la comunidad en servicio de todos, se le concede el poder de las llaves, será el encargado de “atar y desatar” en la tierra, así se hará igualmente en el cielo. El primado de Pedro siempre se ha ejercido como un servicio y así lo ha entendido la Iglesia desde su inicio, no es un poder para dominar sino para servir. Por eso el Santo Padre, el Papa, se denomina “Siervo de los siervos de Dios”, en él se sostienen y confirman los cristianos católicos en la fe.

Antífona de entrada             Sal 85, 1. 3 

Inclina tu oído, Señor, respóndeme; salva a tu servidor que en ti confía. Ten piedad de mí, Señor, que te invoco todo el día. 

Gloria

ORACIÓN COLECTA

Señor Dios, que unes a tus fieles en una sola voluntad; concédenos amar lo que mandas y esperar lo que prometes, para que, en la inestabilidad del mundo presente, nuestros corazones estén firmes donde se encuentra la alegría verdadera. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos. 

LITURGIA DE LA PALABRA

PRIMERA LECTURA

Pondré sobre sus hombros la llave de la casa de David.

Lectura del libro de Isaías  22, 19-23

Así habla el Señor a Sebná, el mayordomo de palacio:

Yo te derribaré de tu sitial y te destituiré de tu cargo. Y aquel día llamaré a mi servidor Eliaquín, hijo de Jilquías; lo vestiré con tu túnica, lo ceñiré con tu faja, pondré tus poderes en su mano, y él será un padre para los habitantes de Jerusalén y para la casa de Judá. Pondré sobre sus hombros la llave de la casa de David: lo que él abra, nadie lo cerrará; lo que él cierre, nadie lo abrirá. Lo clavaré como una estaca en un sitio firme, y será un trono de gloria para la casa de su padre.

SALMO RESPONSORIAL   137, 1-3. 6. 8bc

R/. Tu amor es eterno, Señor.

Te doy gracias, Señor, de todo corazón, te cantaré en presencia de los ángeles. Me postraré ante tu santo Templo y daré gracias a tu Nombre.

Daré gracias a tu Nombre por tu amor y tu fidelidad, porque tu promesa ha superado tu renombre. Me respondiste cada vez que te invoqué y aumentaste la fuerza de mi alma.

El Señor está en las alturas, pero se fija en el humilde y reconoce al orgulloso desde lejos. Tu amor es eterno, Señor, ¡no abandones la obra de tus manos!

SEGUNDA LECTURA

Todo viene de Él, ha sido hecho por Él, y es para Él.

Lectura de la carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Roma 11, 33-36

¡Qué profunda y llena de riqueza es la sabiduría y la ciencia de Dios! ¡Qué insondables son sus designios y qué incomprensibles sus caminos!

¿Quién penetró en el pensamiento del Señor? ¿Quién fue su consejero? ¿Quién le dio algo, para que tenga derecho a ser retribuido?

Porque todo viene de Él, ha sido hecho por Él, y es para Él. ¡A Él sea la gloria eternamente! Amén.

EVANGELIO

ACLAMACIÓN AL EVANGELIO   Mt 16, 18

Aleluya.

Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder de la muerte no prevalecerá contra ella. Aleluya.

EVANGELIO

Tú eres Pedro, y te daré las llaves del Reino de los Cielos.

+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo   16, 13-20

Al llegar a la región de Cesarea de Filopo, Jesús preguntó a sus discípulos: ¿Qué dice la gente sobre el Hijo del hombre? ¿Quién dicen que es?

Ellos le respondieron: Unos dicen que es Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, Jeremías o alguno de los profetas.

Y ustedes, les pregunto, ¿quién dicen que soy?

Tomando la palabra, Simón Pedro respondió: Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo.

Y Jesús le dijo: Feliz de ti, Simón, hijo de Jonás, porque esto no te lo ha revelado ni la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en el cielo. Y Yo te digo: Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder de la muerte no prevalecerá contra ella. Yo te daré las llaves del Reino de los Cielos. Todo lo que ates en la tierra, quedará atado en el cielo, y todo lo que desates en la tierra, quedará desatado en el cielo.

Entonces, ordenó severamente a sus discípulos que no dijeran a nadie que Él era el Mesías.

Credo

ORACIÓN DE LOS FIELES

Pidamos, hermanos, al Señor que venga en nuestro auxilio y, por el honor de su nombre, escuche nuestra oración:

Para que el Señor, en su infinita bondad, se acuerde del santo Padre, el Papa Francisco, de nuestro obispo N. y de todos los demás obispos, que anuncian la palabra de Dios; para que bendiga a los sacerdotes y diáconos y, en su gran misericordia, se acuerde de todos los fieles que aman a Jesucristo, roguemos al Señor.

Para que Dios conceda a los que trabajan la tierra lluvias oportunas y buenas cosechas, dé sabiduría a los investigadores, acierto a los que enseñan, docilidad y constancia a los que estudian y otorgue a todos aquello que necesitan en cada momento, roguemos al Señor.

Para que el Señor infunda en el corazón de los pecadores un vivo y sincero arrepentimiento de sus culpas, les conceda el perdón de sus pecados y les dé fuerza para no recaer en el mal, a fin de que donde creció el pecado, más desbordante sea la misericordia divina, roguemos al Señor.

Para que el Señor conceda sus dones a nuestros familiares, amigos, bienhechores y a todos aquellos que queremos recordar; para que, a cambio de las riquezas que nos han dado, obtengan las riquezas inmortales y, en lugar de los bienes temporales, alcancen los bienes eternos, roguemos al Señor.

About The Author

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Parroquia Nuestra Señora De La Buena Esperanza | Newsphere by AF themes.