Mayo 19, 2024

Parroquia Nuestra Señora de la Buena Esperanza

Santuario San Sebastian de Panimavida

Eucaristía del Domingo 12 de Mayo de 2024

La Ascensión del Señor 

Solemnidad

Salterio III

Color: blanco

INTRODUCCIÓN

La Ascensión de Cristo al cielo marca el fin de su presencia de manera visible entre nosotros. Desde ahora, hasta el fin de la historia, su presencia en la Iglesia se realizará por medio de los signos sacramentales. Cristo será invisible en el horizonte humano, pero presente y operante en medio de la Iglesia. Los apóstoles, testimonios privilegiados del misterio pascual de Jesucristo anunciarán al mundo el mensaje salvador del Evangelio.

Con la actividad misionera de los apóstoles, a los cuales el Señor les promete el espíritu, todos los pueblos y las generaciones podrán encontrar al Salvador y unirse a Él. Dios ha manifestado su potencia en la Resurrección de Cristo y en Él ha depositado todo poder y toda autoridad. El retorno al Padre del crucificado es el acontecimiento decisivo para que el Evangelio de la Salvación sea anunciado a todos los hombres. Desde ahora en adelante, la Iglesia es la testigo calificada del misterio salvador de Jesucristo. Desde la Ascensión del Señor, todos los creyentes podrán entrar en el Reino de Dios por medio del sacramento del Bautismo y salvarse viviendo en la voluntad manifestada por el Señor, haciendo todo lo que Él nos ha enseñado. En este tiempo, la promesa salvadora del Señor se hace más patente, los cielos están abiertos para acceder a ellos practicando todo el bien que sea necesario a favor de nuestros hermanos. Disponerse a anunciar el Evangelio del Señor nos dará lo que necesitamos para poder hacerlo. Creamos en Jesucristo, anunciemos el mensaje de salvación por todas partes. 

En esta fiesta de la Ascensión hacemos fe que, a nosotros los creyentes, nunca nos faltará el consuelo de Dios, que siempre intervendrá de muchas maneras, incluso extraordinarias, para derrotar las fuerzas del mal y afirmar la realidad de los dones divinos, y convencer a todos que Cristo está viviente y presente en su Iglesia.

Antífona de entrada             Hech 1, 11 

Hombres de Galilea, ¿por qué siguen mirando al cielo? Este Jesús que les ha sido quitado y fue elevado al cielo, vendrá de la misma manera que lo han visto partir. Aleluya. 

Gloria 

ORACIÓN COLECTA

Concédenos, Dios todopoderoso, darte gracias con santa alegría, porque en la ascensión de Cristo, tu Hijo, nuestra humanidad es elevada junto a ti, ya que él, como cabeza de la Iglesia, nos ha precedido en la gloria que nosotros, su cuerpo, esperamos alcanzar. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos. 

LITURGIA DE LA PALABRA

PRIMERA LECTURA

Lo vieron elevarse.

Lectura de los Hechos de los Apóstoles   1, 1-11

En mi primer Libro, querido Teófilo, me referí a todo lo que hizo y enseñó Jesús, desde el comienzo, hasta el día en que subió al cielo, después de haber dado, por medio del Espíritu Santo, sus últimas instrucciones a los Apóstoles que había elegido.

Después de su Pasión, Jesús se manifestó a ellos dándoles numerosas pruebas de que vivía, y durante cuarenta días se les apareció y les habló del Reino de Dios.

En una ocasión, mientras estaba comiendo con ellos, les recomendó que no se alejaran de Jerusalén y esperaran la promesa del Padre: La promesa, les dijo, que Yo les he anunciado. Porque Juan bautizó con agua, pero ustedes serán bautizados en el Espíritu Santo, dentro de pocos días.

Los que estaban reunidos le preguntaron: Señor, ¿es ahora cuando vas a restaurar el reino de Israel?

Él les respondió: No les corresponde a ustedes conocer el tiempo y el momento que el Padre ha establecido con su propia autoridad. Pero recibirán la fuerza del Espíritu Santo que descenderá sobre ustedes, y serán mis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra.

Dicho esto, los Apóstoles lo vieron elevarse, y una nube lo ocultó de la vista de ellos. Como permanecían con la mirada puesta en el cielo mientras Jesús subía, se les aparecieron dos hombres vestidos de blanco, que les dijeron: Hombres de Galilea, ¿por qué siguen mirando al cielo? Este Jesús que les ha sido quitado y fue elevado al cielo, vendrá de la misma manera que lo han visto partir.

SALMO RESPONSORIAL 46, 2-3. 6-9

R/El Señor asciende entre aclamaciones.

Aplaudan, todos los pueblos, aclamen al Señor con gritos de alegría; porque el Señor, el Altísimo, es temible, es el soberano de toda la tierra.

El Señor asciende entre aclamaciones, asciende al sonido de trompetas. Canten, canten a nuestro Dios, canten, canten a nuestro Rey.

El Señor es el Rey de toda la tierra, cántenle un hermoso himno. El Señor reina sobre las naciones el Señor se sienta en su trono sagrado.

SEGUNDA LECTURA

Lo hizo sentar a su derecha en el cielo.

Lectura de la carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Éfeso   1, 17-23

Hermanos:

Que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de la gloria, les conceda un espíritu de sabiduría y de revelación que les permita conocerlo verdaderamente. Que Él ilumine sus corazones, para que ustedes puedan valorar la esperanza a la que han sido llamados, los tesoros de gloria que encierra su herencia entre los santos, y la extraordinaria grandeza del poder con que Él obra en nosotros, los creyentes, por la eficacia de su fuerza.

Este es el mismo poder que Dios manifestó en Cristo, cuando lo resucitó de entre los muertos y lo hizo sentar a su derecha en el cielo, elevándolo por encima de todo Principado, Potestad, Poder y Dominación, y de cualquier otra dignidad que pueda mencionarse tanto en este mundo como en el futuro.

Él puso todas las cosas bajo sus pies y lo constituyó, por encima de todo, Cabeza de la Iglesia, que es su Cuerpo y la Plenitud de Aquél que llena completamente todas las cosas.

EVANGELIO

ACLAMACIÓN AL EVANGELIO   Mt 28, 19a. 20b

Aleluya.

Vayan, y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos. Yo estaré siempre con ustedes hasta el fin del mundo, dice el Señor. Aleluya.

EVANGELIO

Fue llevado al cielo y está sentado a la derecha de Dios.

+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos   16, 15-20

Jesús resucitado se apareció a los Once y les dijo:

Vayan por todo el mundo, anuncien la Buena Noticia a toda la creación. El que crea y se bautice, se salvará. El que no crea, se condenará.

Y estos prodigios acompañarán a los que crean: arrojarán a los demonios en mi Nombre y hablarán nuevas lenguas; podrán tomar a las serpientes con sus manos, y si beben un veneno mortal no les hará ningún daño; impondrán las manos sobre los enfermos y los sanarán.

Después de decirles esto, el Señor Jesús fue llevado al cielo y está sentado a la derecha de Dios.

Ellos fueron a predicar por todas partes, y el Señor los asistía y confirmaba su palabra con los milagros que la acompañaban.

Credo 

ORACIÓN DE LOS FIELES

Pongamos, hermanos, nuestra mirada en Jesús, nuestro gran sacerdote, que ha atravesado el cielo para interceder por nosotros, y pidámosle por las necesidades de todos los hombres:

Para que Cristo, desde el trono de su gloria, venga en ayuda de su Iglesia, que lucha en medio de las dificultades del mundo, y no permita que sus fieles se dejen cautivar por los bienes de la tierra, roguemos al Señor.

Para que Jesús, el Señor, que prometió que, al ser elevado sobre la tierra, atraería a todos hacia sí, revele su nombre a los hombres que aún no lo conocen, roguemos al Señor.

Para que el Señor, que con su triunfo ha glorificado nuestra carne colocándola cerca de Dios Padre, llene de esperanza a los que sufren enfermedades en el cuerpo o angustias en el espíritu, roguemos al Señor.

Para que el Señor, elevado al cielo, nos envíe el Espíritu Santo, para que nos enseñe a amar los bienes de arriba y a no dejarnos cautivar por las cosas de la tierra, roguemos al Señor.

About The Author

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Parroquia Nuestra Señora De La Buena Esperanza | Newsphere by AF themes.